Rectificación a los Sres. Zuazo y Eraso


El presente escrito se dirige a contestar a los Sres. Zuazo y Eraso, directores de los servicios de Calidad Ambiental y Conservación de la Biodiversidad, respectivamente, de la Dirección General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que el pasado día 30/10/2.015 sostenían en este diario (Diario Noticias de Navarra) (pág. 37), respecto del expediente que dio lugar a la formulación, el día 26/11/2.010, por el entonces Director General de Medio Ambiente y Agua, de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable al proyecto de cantera en Zilbeti, a la aprobación por el Gobierno de Navarra el día 13/12/2.010 del Proyecto Sectorial de Incidencia Supramunicipal (PSIS), así como, finalmente, la declaración por el Gobierno de Navarra, el día 07/02/2.011, de la compatibilidad de la utilidad pública de la concesión minera con la utilidad pública ínsita en el Monte de Utilidad Pública (MUP) “Legua Acotada” en el que la cantera aprobada se pretendía explotar, que en contra de lo que afirmaron la Coordinadora Monte Alduide y SEO/BirdLife al hacer pública y valorar la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) de 08/10/2.015, ni ellos ocultaron informes, ni actuaron en contra de los que existían en el expediente.
Para la claridad expositiva, ha de afirmarse que la citada Sentencia anuló los dos Acuerdos del Gobierno de Navarra de 13/12/2.010 y 07/02/2.011, así como la Resolución del Director General de Medio Ambiente y Agua de 26/11/2.010 y que para llegar a tal anulación, en lo que aquí y ahora importa, la Sentencia tuvo muy especialmente en cuenta los Informes de la Sección de Hábitas del Servicio de Conservación de la Biodiversidad de 06/09/2.010 y de 29/09/2.010 (véase que se trata del Servicio dirigido por el Sr. Eraso), así como de la empresa pública del Gobierno de Navarra "Gestión Ambiental, Viveros y Repoblaciones de Navarra, S.A." (GAVRNA) de 12/08/2.010 y de 28/10/2.010 así como, en fin, numerosos informes periciales que se habían aportado al proceso judicial por los demandantes, y rechazó (por su "ciertamente escueta fundamentación, meramente formal y por referencia al Estudio de Impacto Ambiental-EIA-, al que se remite, y con incomprensible preterición" u olvido de los informes anteriores contrarios al proyecto) el Informe de 25/11/2.010 del Director del Servicio de Calidad Ambiental, Sr. Zuazo, favorable a la emisión de la DIA positiva y autorizatoria para la explotación de la cantera.
En el informe del Sr. Zuazo se realizó una propuesta favorable al dictado de una DIA favorable al proyecto, que permitía su ejecución, y sin soporte ni refrendo técnico alguno se señalaba (el que sigue es su exacto y único contenido) que tras efectuar "el análisis de las repercusiones del proyecto sobre la ZEC Monte Alduide, teniendo en cuenta la proporción en superficie de la afección sobre los distintos tipos de hábitats y sobre las diferentes especies, se considera que el desarrollo del proyecto cumpliendo las medidas correctoras incluidas en la documentación elaborada por el promotor y aplicando las condiciones establecidas en esta Resolución, no afectará de forma significativa a la integridad de la ZEC", y en el Informe del mismo día 25/11/2.010 del Sr. Eraso se afirmaba, sin soporte ni refrendo en ningún informe técnico que le precediera distinto del de Zuazo de la misma fecha, que "se han analizado las repercusiones en la ZEC, y en especial lo referente a los elementos clave" y que "en el condicionado propuesto para la DIA se incluyen las necesarias medidas correctoras y de seguimiento ambiental, así como las medidas compensatorias, para garantizar que la actividad no incida de forma significativa sobre los elementos clave del espacio natural".
Ambos informes, de los Sres. Zuazo y Eraso, sirvieron para que al día siguiente, 26/11/2.010, el Director General de Medio Ambiente y Agua formulara la DIA positiva, favorable y autorizatoria a la ejecución del proyecto, y para que el día 13/12/2.010 el Gobierno de Navarra aprobara definitivamente el PSIS.
Para alcanzar la única verdad de lo aquí ocurrido, que difiere sustancialmente de lo que afirman ambos directores en su escrito de rectificación publicado el día 30/10/2.015 en este diario, cumple advertir que:
- El informe de la Sección de Hábitas de 06/09/2.010 era radicalmente contrario a la ejecución del proyecto de la cantera, pronunciándose abiertamente por su "no realización" y acababa concluyendo que "El Plan de Gestión de la ZEC Monte Alduide cuenta con diez elementos clave; de esos diez elementos clave ocho resultan afectados por la cantera. El Plan de Gestión contempla dieciséis objetivos finales; la realización de la cantera implicaría el no cumplimiento de diez de ellos. Con estos datos podemos afirmar que la realización de la cantera pone en peligro la integridad del lugar, entendiendo esta integridad como el mantenimiento de sus funciones ecológicas, tal y como se especifica en el Manual Gestión de espacios Natura 2000". Este informe tuvo entrada el día 08/09/2.010 en la Sección de Evaluación Ambiental del Servicio de Calidad Ambiental (dirigido por el Sr. Zuazo), y se emitió "a la vista de las consideraciones hechas por técnicos de la propia Sección de Hábitats y de Gestión Ambiental de Viveros y Repoblaciones de Navarra S.A."
- En el Informe de la misma Sección de Hábitats, de 29/09/2.010, vuelve a mostrarse radicalmente contraria a la ejecución del proyecto de cantera, después de proceder a la reconsideración de su postura que, según reza el propio informe, le fue requerida desde el Servicio de Calidad Ambiental (dirigido por el Sr. Zuazo), y se ratifica en las afecciones del proyecto considerado en su conjunto, se ratifica en las afecciones indudables y "en grado alto", por el acondicionamiento de pistas existentes y por la creación de otras nuevas, a determinados hábitats de representación "muy escasa" en la ZEC; se ratifica en las afecciones a otros hábitats de "gran singularidad en nuestro entorno" y que de ejecutarse el proyecto "es más que probable la desaparición de este tipo de hábitat tan escaso en el conjunto de la ZEC, por lo que se considera que la afección en este caso será de importante magnitud"; ratificándose asimismo en la afección al hayedo acidófilo cantábrico, considerado hábitat de interés comunitario y, finalmente, se ratifica en las afecciones del proyecto al Pico Dorsiblanco y al Águila Real, afecciones que se califican "en un grado importante" en el primer caso (se trata de una especie en “peligro de extinción”) y en el segundo caso "de una afección directa a priori aparentemente fuerte a esta especie".
- El Informe de la empresa pública “GAVRNA”, de 12/08/2.010, realizado para la Sección de Hábitats al objeto de analizar y valorar la compatibilidad ambiental del proyecto de la cantera con la conservación de valores naturales relevantes en general y, en particular, en los aspectos relacionados con las afecciones a la Red Natura 2000, a hábitats y especies de interés, afirma que el EIA, "teniendo en cuenta el criterio de certeza, no permite descartar la afección significativa del proyecto a hábitats del Anexo I de la Directiva 92/43/CEE, a especies del Anexo I de la Directiva Aves 79/409/CEE, ni a flora y fauna protegida en Navarra"; destaca que la actividad minera "es un tipo de actividad que acaba con el recurso de forma irreversible" y "es altamente impactante",
y afirma "que la apertura de una nueva mina dentro del Lugar supone la eliminación de superficie de hábitats de interés imputada en la propuesta y que además son considerados clave para la conservación del Lugar".
- En el informe de la misma entidad "GAVRNA", de 28/10/2.010, realizado también para la Sección de Hábitats, sobre la situación del Pico Dorsiblanco en Zilbeti, se sostiene que "la zona proyectada para la extracción de mineral está enclavada en el segundo núcleo en importancia del pico dorsiblanco en la Península Ibérica" y concluye que "el entorno del proyecto de extracción de mineral se enclava de lleno en este núcleo".
Estos son los únicos informes técnicos propios de la Dirección General de Medio Ambiente y Agua que los Sres. Zuazo y Eraso tenían encima de la mesa antes de hacer los suyos propios de 25/11/2.010, de contenido y alcance radicalmente contrario, pero alguien se encargó de que estos únicos informes no obraran en el expediente administrativo que el Gobierno de Navarra remitió al Tribunal.
Y estos son los informes a los que el TSJN se refiere en la Sentencia señalando que el Tribunal "deja constancia de lo sorprendente que resulta que denunciados por la Sociedad demandante los avatares habidos hasta conseguir la incorporación a los autos de los informes de los que hablamos (reiteradas solicitudes del letrado demandante en fase administrativa y reiteradas solicitudes de la Sala a fin de completar el expediente administrativo) no se haya dado por la Administración explicación alguna sobre tales avatares".
Por el contario, son los informes realizados por los Sres. Zuazo y Eraso el día 25/11/2.010 a los que el Tribunal se refiere reseñando su "ciertamente escueta fundamentación, meramente formal y por referencia al EIA, al que se remite, y con incomprensible preterición" u olvido de los informes anteriores contrarios al proyecto.
Nada que ver todos estos informes con los que, cuando no tuvieron otro remedio que facilitarlos al Tribunal y con ello al acceso público, alguien se apresuró en 2.012 (entre ellos el Sr. Zuazo) a realizar otros pretendiendo restar importancia a los originarios, y así justificar a posteriori, más de dos años después, lo que en el papel era y es injustificable.
Esta es la verdad y la realidad de las cosas. Ni el Sr. Zuazo ni el Sr. Eraso dan explicación alguna en su escrito de por qué actuaron así. Más allá de mostrar su malestar por haber visto sus nombres en la prensa, alguien debiera explicarles que cuando actúan en el ejercicio de sus funciones públicas no pueden pretender, cuando vienen mal dadas, escudarse ni esconderse en el manto de la Administración. Si actuaron como actuaron, alguna razón tendrán. Publicada la Sentencia del Tribunal y a la vista de sus términos, lo exigible a ambos es cumplida explicación pública de por qué y para qué actuaron así, antes de su dimisión o cese.

 


Juan Luis Martínez Sagardía

Ramón Elósegui Borinaga

.