El "Guernica" de Zilbeti

El cuadro "Guernica" pintado por Pablo Picasso tras el bombardeo de esa localidad, se ha convertido en un referente mundial repleto de una simbología, o más bien un grito de denuncia contra la agresión, la destrucción, la impotencia e injusticia.

 

Nos ha parecido una buena idea utilizar esta simbología ya que, salvando las distancias, ofrece muchos paralelismos con lo que está ocurriendo en estos montes protegidos por la legislación Europea.

 

El "Guernica" de Picasso es una de las obras de arte más reconocidas, y por tanto fácilmente reconocible en cualquier formato en el que se plasme. Esto ha sido otro de los motivos de haber elegido esta obra. Es nuestra intención que la amenaza sobre el hayedo de Zilbeti sea conocido por el mayor número posible de personas.

 

La concepción y el planteamiento de esta idea ha surgido de los propios vecinos y vecinas de Zilbeti y del resto Valle de Erro. Las complejidades técnicas han sido enormes: el trabajo de perfilado se realizó durante seis noches; la preparación del pintado fue exhaustiva, ya que este debía realizarse de golpe, en una mañana. En la ejecución del trabajo han participado alrededor de 50 personas entre vecinos del Valle y solidarios de otras zonas.

 

 

Se han pintado 46 hayas con pinturas biodegradables. Entre el haya que aparece en primer plano y la más alejada hay una distancia lineal de 52m. El "Guernica" en su conjunto es visible a través de un mirador preparado al efecto, desde donde no es fácil adivinar que en las hayas más alejadas la imagen está pintada a una altura que supera los 8m desde el suelo.

 

En el mismo momento en el que finalizaba el pintado de las hayas cayo un diluvio de 20 minutos que destrozo en buena parte el trabajo realizado. Era un sábado y la presentación a la prensa del trabajo estaba programada para el martes. El lunes un grupo de 15 personas consiguió recuperar casi en su totalidad el resultado original.

 

Nuestra intención no es que el “Guernica” en las hayas perdure en el tiempo. Estimamos que en el plazo de uno o dos años desaparecerá, lo que pretendemos es que sea el monte el que perdure, esto solo ha sido una manera de llamar la atención y apelar a la sensibilidad y solidaridad.

 

Ha sido un trabajo colectivo dificilmente repetible tanto por la complejidad como por el esfuerzo que ha requerido.

 


 

 

 

 

Recién pintado

 

POR PILI YOLDI - DIARIO DE NOTICIAS - Jueves, 22 de Noviembre de 2012

 

Es lo menos parecido a una ñoñería ni a un epitafio. El bosque pintado de Zilbeti es, sobre todo, una hermosa obra de arte en la que apetece quedarse a pasar el otoño, y olvidarse de que va a llegar la empresa Magna a talarlo para abrir una cantera de magnesita a dos kilómetros del pueblo.

No me digan que no les interesa, porque todos nos hemos enterado de que en el Valle de Erro, en el paraje de Antzeri, hay pintado un Guernica sobre un hayedo protegido y catalogado por Europa y por Navarra como Zona de Especial Conservación. Treinta vecinos, agrupados en la Coordinadora Monte Alduide prepararon la obra durante un mes: proyectaron el cuadro original sobre el bosque y, en la noche, marcaron las figuras de Picasso en los troncos de sesenta hayas. Después, de día, pintaron los blancos, negros y grises de las madres, los hijos, el toro, el caballo, las luces y los ojos cubistas con pinturas biodegradables que el tiempo se llevará.

Ellos explican que el Guernica de Zilbeti es el símbolo de la destrucción total, de la pena y la impotencia. Dicen también que evoca el dolor de los vecinos y lo dramático de su enfrentamiento, divididos entre los que se creen las promesas de 160 empleos de Magna y quienes piensan que es un disparate destruir lo mejor que se tiene para hacer una cantera en la puerta de tu propia casa. Canteras y carreteras y -a veces- pantanos: esos son los proyectos de empleo que le llegan a la gente de nuestro Pirineo. Millones para la carretera de Iso y la de Belagua; mínimo apoyo para el turismo rural y abandono para la ganadería. Se quedan los mayores y la mayoría de los jóvenes sale corriendo de los pueblos, sin expectativas, sin pareja, sin herencia. Dramático también, como el Guernica.

Ojalá sean la lluvia, el frío y la humedad los que vayan borrando el cuadro en el bosque, y no las motosierras que se llevarían por delante el tesoro natural de Antzeri y 90.000 de sus hayas. De momento, a Magna le faltan aún las autorizaciones de Madrid y de la CHE, y el fallo del TAN sobre el recurso de SEO-Birdlife y la Coordinadora. La empresa tiene, eso sí, todas las bendiciones del Gobierno de Navarra, defensor del interés foral de la cantera y conseguidor para Magna de las ayudas oficiales, la aprobación del PSIS de turno y el acuerdo de los alcaldes de Erro y Cilveti. Mientras esperamos que resuelvan, vale la pena acercarse a ver cómo las lágrimas de Picasso reciben al invierno. Ojalá que sea él el que las vaya borrando.

 

Como llegar:


Ver Gernika en Antzeri - Zilbeti en un mapa más grande

 

 

 

.